Telegrama

Franco 'Bifo' Berardi

20/04/2020

Más allá del colapso: tres meditaciones sobre las condiciones resultantes [es]

Crónica de la psicodeflación #4 [es]

Crónica de la psicodeflación #3 [es]

Crónica de la psicodeflación #2 [es]

Crónica de la psicodeflación #1 [es]

As varas frias… Daniel Nasser 21/04/2020
00:00 / 01:22

El editor de Lobo Suelto!, Enzo Fonttz se puso en contacto con Franco Bifo Berardi y tradujo desde el inglés el testimonio de Bifo cuando conoció al escritor William Burroughs.

Los últimos cuatro días he dejado de leer novelas escritas por mujeres.

He vuelto a las obras de hombres blancos duros, particularmente dos de ellos: William Burroughs y Philip K. Dick.

Leer sus libros, para mí, fue enormemente emocionante y casi alucinante hace cuarenta años, pero, francamente, no me gustaría gastar mi tiempo con esos nerviosos monstruos y esas agresivas depresiones masculinas.

Conocí a Burroughs una tarde del año 1982, en realidad puedo decirte exactamente el día, fue el 4 de marzo. Recuerdo la fecha porque su hijo había muerto el día anterior.

Llamé a William por teléfono y le dije: ehm ehm … podemos posponer la reunión para la entrevista, y él respondió: “¿por qué ?, no importa. Podemos encontrarnos hoy”.

Fui al búnker en Bowery (vivía a la vuelta de la esquina) y hablamos durante treinta minutos más o menos. No entendí casi nada de lo que dijo, su acento texano fue abracadabra para mí. Finalmente, la entrevista (fue publicada en la revista italiana Firigidaire) no fue tan interesante.

De todos modos, los últimos cuatro días he vuelto a leer (cuarenta años después) las páginas de Ah Pook están aquí, y de The Job, y … wow.

Este tipo ya sabía todo sobre lo que está sucediendo ahora.

Sigo avanzando la teoría de que en la revolución electrónica un virus es una unidad muy pequeña de palabra e imagen … Liberar este virus de la palabra podría ser más mortal que perder el poder del átomo”. dice.

En su visión, el ser humano está habitado por un virus que se llama “lenguaje”. Algo sucedió hace unos cientos de miles de años, y un virus invadió el ambiente humano y provocó la mutación que trajo a nuestros ancestros peludos de la naturaleza a la cultura. Ese virus fue una especie de cosa alucinógena que convenció a los humanos de que hay un mundo, y que el mundo significa algo, y que el pasado del diente es útil para tener una sonrisa brillante, y que Dios está castigando a quienes traicionan a sus esposas.

En Exterminador! escribe:

Los descendientes de los albinos que habitan en las cuevas son los habitantes actuales de América y Europa occidental. En estas cuevas, los colonos blancos contrajeron un virus transmitido a lo largo de sus malditas generaciones que los convertiría en lo que son hoy en día, una amenaza horrible para la vida en el planeta. Este virus, este antiguo parásito es lo que Freud llama el inconsciente engendrado en las cuevas de Europa en la carne ya enferma de radiación. Cualquiera que descienda de esta línea es básicamente diferente de aquellos que no han tenido la experiencia de la cueva y contrajeron esta enfermedad mortal que vive en su sangre, huesos y nervios que viven donde solían vivir antes de que sus antepasados ​​se metieran en sus cuevas sucias. Cuando salieron de las cuevas, no podían ocuparse de sus propios asuntos. No tenían asuntos propios porque ya no se pertenecían a ellos mismos. Pertenecían al virus. Tuvieron que matar, torturar, conquistar, esclavizar, degradar como un perro loco tiene que morder. En Hiroshima todo estaba perdido “.

Burroughs considera que el virus es la metáfora de la dualidad que implica el acto de hablar. Una especie de duplicación esquizoide de la experiencia perceptiva, que permite el surgimiento de un mundo de proyección e imaginación: la arquitectura esquizofrénica del mundo del lenguaje.

El lenguaje, según Burroughs, es un defecto genético, y no se puede imaginar inmunología para ello.

Bolonia, abril de 2020